La formación en la Fraternidad

Para las fraternas la formación es un camino progresivo de crecimiento en Cristo, abarca la integridad de la persona y se extiende a lo largo de toda la vida. Así, cada fraterna, bajo la acción del Espíritu, va asimilando en el tiempo los sentimientos de Cristo hacia el Padre que la disponen a la entrega oblativa de sí a Dios y al servicio evangelizador, según el espíritu y fin propios de nuestra comunidad.

En la Fraternidad la formación sigue el siguiente itinerario en cuatro etapas:

a. Etapa de aspirantado: Precede a la admisión a la Fraternidad. Quienes están en ella son llamadas aspirantes.

b. Etapa de probación: Inicia con la admisión a la Fraternidad. Quienes están en ella son llamadas probandas.

c. Etapa de profesión temporal: Inicia con la emisión temporal de los compromisos, con lo cual queda incorporada a la Sociedad. Quienes están en ella son llamadas profesas temporales.

d. Etapa de formación permanente: Inicia con la emisión de los compromisos a perpetuidad. Quienes están en ella son llamadas profesas perpetuas y son miembros de derecho pleno de la Sociedad.

Fraternidad Mariana de la Reconciliación © 2023 Todos los derechos reservados

Design by JP Creative Group