Es un Programa solidario que se originó en Colombia, y se extiende ahora a Chile, Ecuador, Perú y República Dominicana. Con la ayuda de un equipo de jóvenes escolares y universitarios, ofrecemos a niños entre los 4 y 12 años de escasos recursos, espacios de alfabetización, nivelación académica, catequesis y vacaciones recreativas.

En esta línea, la labor de Regala una Esperanza se centra en la formación integral de niños en zonas vulnerables, mediante programas de acompañamiento continuo que faciliten el desarrollo infantil, tanto en su nivel biológico y psicológico, como espiritual; esto con el fin de que, habiendo acogido la Esperanza del Señor Jesús, se conviertan ellos mismos en esperanza para el mundo.