DN ESB FSTodos estamos llamados a ser apóstoles. Y como mujer, tú puedes estar llamada a la santidad en el matrimonio, o la vida consagrada, religiosa o laical. Es esencial preguntarte sobre cuál es tu vocación y responder conscientemente a ella.

Ya lo dijo el Papa Benedicto XVI en su viaje a Reino Unido, durante la vigilia que se realizó la noche anterior de la beatificación del cardenal John Henry Newman: “Preguntadle al Señor lo que desea de vosotros. Pedidle la generosidad de decir sí. No tengáis miedo a entregaros completamente a Jesús. Él os dará la gracia que necesitáis para acoger su llamada.”

Discernir la propia vocación es una búsqueda que va más allá de las habilidades, talentos o de las expectativas de vida. Se trata de responder a las preguntas ¿quién soy? y ¿para qué he sido creada? Responder a ellas no es fácil, pero plantearse la pregunta es el primer paso. Dios que es fiel y nos ama está siempre dispuesto a respondernos, y nos habla claramente a través de personas, signos, situaciones en nuestra vida; pero de una manera especial Él siempre nos habla en el silencio de nuestro corazón, a través de la oración.

“Sólo con la apertura del corazón a Él, sólo con el conocimiento del conjunto de cuanto ha dicho y cuanto ha hecho, con nuestro amor, con nuestro ir hacia Él, podemos poco a poco conocerle cada vez más y así tener la experiencia de ser amados”, dijo el Papa Benedicto XVI en un diálogo con los jóvenes el 25 de marzo de 2010 en la Plaza de San Pedro, cuando se celebraban los 25 años de la Jornada Mundial de la Juventud.

La vocación esta íntimamente relacionada con la propia identidad. Por lo tanto, es importante que profundices en el conocimiento de ti misma y permitas que Dios revele tu propia identidad porque Él es quien te ha creado y conoce cual es la vocación que te da la vida plena y que te permitirá alcanzar la felicidad que tanto anhela tu corazón.

El llamado nunca es una imposición, por el contrario, es una respuesta a los anhelos mas profundos de tu ser. La santidad está estrechamente ligada a la realización personal, porque se trata de seguir los designios del corazón. Por lo tanto, la pregunta acerca de tu vocación es una pregunta sobre tu propia felicidad y el sentido de tu vida.